8 de agosto de 2006 (recordatorio)

18 septiembre 2008 at 19:41 2 comentarios

El cielo de Vigo y sus alrededores está cubierto de humo. Humo. Como en esos días de niebla tan espesa en los que no se ve la ciudad. Y está cubierta porque toda Galicia, pero en especial el Morrazo está ardiendo. Esta noche, volviendo por la autopista, se veían mal los coches que circulaban delante de nosotros. Por el humo. Y no existía el puerto de Vigo, ni los caballos de la Plaza de España, ni Cabo Home ni nada a mi alrededor. Sólo el humo.

Y cae ceniza todo el rato. Como si fuesen copitos de nieve. Grisáceos y pequeñitos copos de nieve. Menuditos e insistentes. Caen sobre mi cabeza y mi ropa, sobre mis zapatos, bloqueando mi camino. Pero no es nieve. Ni poalla. Porque también parece poalla cuando es iluminada por los focos de mi coche. Y sin embargo, no es lluvia fina que mojará los campos y secará la sed de los jardines. Es ceniza. Ceniza de los incendios de Moaña, Vilaboa, Arcade, Soutomaior, Pazos de Borbén… Todos ardiendo al mismo tiempo, todos iluminando el cielo juntos.

Ahora ya no se ve arder desde mi casa el monte de Redondela. Aunque lo de “se ve arder” es una manera de hablar, porque en realidad sólo ves el humo. Lo tocas. Como si fuese una niebla espesa. Pero no es niebla. No huele como ella, no moja como ella, no es niebla. Ahora incluso se siente el calor del fuego en mi casa. Porque está rodeada, aunque no estén cercanos los focos del incendio. Pero lejano en kilómetros el fuego y siento su calor en mi piel, como un amante posesivo que destroza todo a su paso para marcarme. Está cerca, porque lo siento y lo huelo.

Esta mañana parecía que por fin habría un respiro. Pero no. Ha empeorado. Y ayer en cambio parecía que yo no podía ir a peor. Y sí ha podido. ¿Queda algo más en estos montes por arder? ¿Queda algún árbol, algún caballo, alguna liebre, algún zorro por ser quemado? Me duele la cabeza. Me cuesta respirar. Me ahogo. No puedo salir a la calle. Sólo respiro ceniza y humo.

Pero en Etiopía las lluvias torrenciales han matado a más de doscientas personas. Y aquí no cae ni una gota. Por fuego y agua, por viento y tierra se destruye el planeta. Al mismo tiempo, arde Galicia y se inunda Etiopía.

Anuncios

Entry filed under: Revoltallo.

Septiembre: vuelta al cole Mujer desesperada en mudanza, primera fase

2 comentarios Add your own

  • 1. anamá  |  18 septiembre 2008 en 19:51

    *.*
    Kaia!!!
    Pero qué bonita entrada!!!
    *.* Aún recuerdo aquella semana negra. Fue espectacular -y dolorosa-
    Era impresionante el cielo tal y como lo describes, y los copos de ceniza, y el calor sofocante y todo! Tal y como lo has narrado!
    Qué fuerte… qué recuerdos…
    Creo que todos los gallegos recordaremos para siempre qué era lo que estábamos haciendo esos días…
    Y Etiopía… 😦
    Saludos

  • 2. Xocolata  |  18 septiembre 2008 en 20:00

    Un post precioso Kaia. Yo vivo en el Morrazo, y aunque en mi zona no ardió tanto como en otras, sí que recuerdo aquellos días tal y como tu lo has explicado, es casi como si me hubieses leído el pensamiento.

    Todavía recuerdo perfectamente todo aquel humo, y la ceniza que se instaló por todas partes. Mirases hacia donde mirases sólo se veía humo…

    Y ver luego todo calcinado, pensar que todo aquello fue obra de algunos insensato (por no decir otra cosa), a los que no les importó que el fuego pudiese llegar a los hogares de tanta gente, e incluso matar a alguien, pensar en la impotencia de todos los que se vieron obligados a luchar contra el fuego con los medios que tenían a su alcance… todavía me emociono con sólo recordarlo.

    Un bico!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


El contenido de este blog es ficticio. O no, en algunos casos. Sea como fuere, leedlo como lo que es: un entretenimiento para mí y para vosotros. Gracias.
Licencia Creative Commons
Tareas de la cotidianidad por Anabel Bugarín (Kaia) se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en listasdetareas.wordpress.com.

Cuánto te hemos contado.

Nos han visitado

  • 65,842 hits
Vamos cayendo, cayendo de nuestro zenit a nuestro nadir y dejamos el aire manchado de sangre para que se envenenen los que vengan mañana a respirarlo (Vicente Huidobro)
Rosa Regás, "Música de cámara", Ed. Seix Barral

Instagram

Dinosaurio disfrutando gozoso de la soledad matutina de la piscina, consciente de que esto se acabará pronto.
#vivaelverano #tdah #misniños #misniñoscontdah #dinosaur #pool #piscina #diariodemamabufala Este fin de semana no me enfado. #propositos Cuando hace buena tarde,  la calle principal de la ciudad se llena de gente paseando en #tareasdelacotidianidad Mis contactos no dejan de poner fotografías de sus torrijas.  Así que me han dado envidia. Además, en  #SemanaSanta hacerlas y comerlas son #tareasdelacotidianidad, ¿o no? 😉

A %d blogueros les gusta esto: