Los amigos que viven dentro del ordenador

30 septiembre 2010 at 12:09 18 comentarios

 

La definición del título no es mía, sino de Ramón Loureiro, en este artículo de La Voz de Galicia. Él también es uno de esos amigos que viven dentro de mi ordenador. Como lo fueron Pilar, Juanjo, Lucía, Cari, Jona, Isabel, Conchi, Pilar, Txaro, Inés, Clara, Camino, Emilka, MariaJo y Mila. Y como lo fueron sus “agregados”.

Todos estos amigos con los que sólo coincidía en espacios de redes sociales dejaron de vivir dentro de mi ordenador cuando decidimos conocernos personalmente. Durante meses veníamos contándonos historias de nuestras vidas, compartiendo lágrimas y sonrisas, buenos momentos, y también abrazos virtuales. Achuchones los lunes, “palabros” los martes, entrevistas irreales los miércoles, buenas noticias los jueves… Mensajes internos y públicos animando a los que estaban tristes, cruzando los dedos para que pudiésemos conseguir nuestros deseos, preocupándonos cuando alguno de nosotros dejaba de participar durante un tiempo, avisando de que nos íbamos para que los otros no estuviesen inquietos, contándonos chistes, recomendando música y libros, tomándonos cafés virtuales en mesas camillas virtuales, escuchando el mismo programa de radio… Compartiendo vida y nuestras vidas.

¿Qué diferencia hay entre la amistad y esto? Quizás que lo único que nos quedaba por hacer era escuchar nuestras voces, identificarlas con nosotros. Darnos abrazos reales, físicos, sensibles. Poder pasar el brazo por el hombro de cualquiera de nosotros en cualquier momento. Mirarnos a los ojos y vernos parpadear. Besarnos cuando quisiéramos. Estar juntos. Sentirnos cuerpo con cuerpo.

Pero ya está. Meses después de la primera sugerencia. Después de semanas de preparación y nervios. Tras, seguramente, mucho callar algunos de nosotros temores a no poder asistir, o a defraudar expectativas, o a quedar defraudado, o a no saber compartir… Miedo a lo que no es desconocido, pero que no se conoce. Miedo a que nada sea como se espera. ¡Cuánto nerviosismo esperando el encuentro! Y ¡cuánta felicidad cuando se produjo! Gritos de alegría, abrazos acogedores y estrujadores, “eres más joven de lo que pareces en las fotos”, “eres exactamente igual a como te imaginaba”, “eres mejor de lo que te imaginaba”. Igual o mejor, pero en ningún caso peor. Tal como… pero nunca no como..  Y sin fingimientos, ni ocultamientos, ni escondrijos secretos del alma. Como somos, como nos mostramos, como parecemos… Como si en vez de desconocidos que se reúnen para conocerse, fuese la reunión anual de una familia extensa. Y mientras compartíamos nuestros días, pensábamos en los amigos que siguen viviendo dentro de nuestros ordenadores porque no pudieron estar con nosotros. Ellos también estaban allí, claro.

Las lágrimas en el “hasta luego” no se debieron a la pena de la despedida. No. Los amigos no se despiden, por eso no hubo despedida. Luego, no hay pena. Los amigos esperan la oportunidad para volver a verse. La emoción final fue la acumulación y el resultado de dos estupendos días compartiendo dulces y licores, baños y mercadillos, experiencias y consejos, cantos y bailes, piropos, risas, carcajadas y sonrisas.

La Vida pone en nuestro camino a determinadas personas a quienes damos nuestro amor sin condiciones. A eso le llamamos Amistad. Cómo lleguen a nosotros, por qué camino se hayan cruzado con el nuestro, es lo de menos. ¿Qué importa si es por qué coincidimos en clase de baile, en el instituto, en el trabajo o en facebook? El resultado es el mismo. Y donde vivan mis amigos es irrelevante: dentro de mi ordenador, o en una ciudad lejana, o en la misma en la que vivo yo, lo fundamental y relevante es que habitan en mi corazón.

Anuncios

Entry filed under: Cosas cualesquiera. Tags: , , , , , , , , , , , , .

Verán 2010 Galiza, 1924. Unha nena e un neno.

18 comentarios Add your own

  • 1. Ana  |  30 septiembre 2010 en 15:51

    Precioso Anabeliña! Tu también “habitas en mi corazón” ♥♥♥♥

  • 2. chus  |  30 septiembre 2010 en 19:53

    Qué bonito Anabel!!! A veces pienso “bonito” no es suficiente y además está muy usado pero para mí resume tantas cosas….El C’est mignon de los franceses…los ingleses no se que dirían en estos casos….Como dice Rulo en una de sus canciones:” Se nace y se muere solo y en mitad de ese camino solo quiero un rato divertido”…Ese rato compartido…

  • 3. María José  |  30 septiembre 2010 en 21:17

    :____)))) gracias. ❤

  • 4. Pilar F.  |  30 septiembre 2010 en 23:56

    Siamesa,…en éstos momentos me siento más que nunca como lo que significa esa palabra,…siamesa,…unida a ti,…pero en nuestro caso inseparables, porque compartimos un mismo corazón, y los mismos sentimientos que de él se derraman. Te quiero

  • 5. Kaia  |  1 octubre 2010 en 0:03

    ¡Cómo te quiero, siamesa!

  • 6. Oli  |  1 octubre 2010 en 0:07

    Ciertamente es asi y ciertamente no se podía escrito mejor.

  • 7. MM  |  1 octubre 2010 en 0:08

    Impresionante, Anabel. Me has dejado sin palabras (y ya sabes lo difícil que es eso). Tienes el maravilloso don de poner en palabras los sentimientos que compartimos muchos de nosotros. Gracias. De todo corazón, gracias.

  • 8. Kaia  |  1 octubre 2010 en 0:15

    Aquí no se puede poner “me gusta” como en facebook… Mejor, porque ¡me gusta todo!

  • 9. Txaro  |  1 octubre 2010 en 5:36

    Anabel, a estas horas de la mañana una se puede desayunar unas palabras tan bonitas como las que nos has escrito y quedarse llena y repleta de tantos sentimientos…. Muchísimas gracias por lo escrito, por habernos hecho sentir cada una de ellas…. No podías haberlo plasmado mejor…. todos los momentos… todas las situaciones que hemos vivido en este último año, día a día, minuto a minuto, alegría con alegría, preocupación, motivación y un sin fin de sentimientos…. Todo este regalo que nos has ofrecido, sólo se puede ofrecer desde el corazón… desde tu corazón…. así que, aquí tienes el mío para lo que tú quieras y para todo lo que vosotr@s queráis… Mi amistad virtual, espiritual, o como queráis llamar, pero, mas que nunca: Real. Gracias, gracias, gracia s chiquitina….

  • 10. juanjo  |  1 octubre 2010 en 9:31

    Como has descrito ,lo que creo que sentimos todos lo que estuvimos ahi. Anabel.Gran persona .Gran mujer.Gran amiga

  • 11. Ramón Loureiro  |  1 octubre 2010 en 10:50

    Mil bicos, Anabel!

  • 12. Kaia  |  1 octubre 2010 en 11:00

    Meu moi querido Ramón, que emoción a túa visita! Moi agradecida! Miles de bicos para ti.

  • 13. Juani  |  1 octubre 2010 en 11:41

    Ya tengo yo ganas de conocerte, un artículo muy bonito. Esto de las tecnologías es fantástico, mientras escribía esto, llegó al cíber una señora mayor para que le enviara un fax y estaba fascinada mirando hacia el fax mientras me decía, ” y según pasan las hojas, las pueden leer en el otro lado”. Se le iluminaban los ojos como si estuviese asistiendo a un espectáculo de magia. Un abrazo.

  • 14. Inés  |  1 octubre 2010 en 12:48

    Impresionante, Anabel. Como dice Oli, no se podía haber descrito mejor. Gracias. Te quiero

  • 15. Pilar M.  |  3 octubre 2010 en 13:16

    OLE!!!!!!!!!!!!

  • 16. Narayani  |  4 octubre 2010 en 8:36

    Oye, qué post más chulo! Tuvo que estar genial 🙂

    Me han pasado un Meme esta semana. Te lo paso por si te apetece hacerlo, vale?

    Un beso wapa!

  • 17. isabel J.  |  9 octubre 2010 en 22:35

    ¡¡ qué bonito saber expresar las cosas que se sienten de esta manera y que todo el mundo lo llegue a sentir!!

  • 18. Kaia  |  9 octubre 2010 en 22:36

    ¡Muchas gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


El contenido de este blog es ficticio. O no, en algunos casos. Sea como fuere, leedlo como lo que es: un entretenimiento para mí y para vosotros. Gracias.
Licencia Creative Commons
Tareas de la cotidianidad por Anabel Bugarín (Kaia) se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en listasdetareas.wordpress.com.

Cuánto te hemos contado.

Nos han visitado

  • 66,262 hits
Vamos cayendo, cayendo de nuestro zenit a nuestro nadir y dejamos el aire manchado de sangre para que se envenenen los que vengan mañana a respirarlo (Vicente Huidobro)
Rosa Regás, "Música de cámara", Ed. Seix Barral

Instagram

La cotidianidad del #verano es descubrir caminos. Dinosaurio disfrutando gozoso de la soledad matutina de la piscina, consciente de que esto se acabará pronto.
#vivaelverano #tdah #misniños #misniñoscontdah #dinosaur #pool #piscina #diariodemamabufala Este fin de semana no me enfado. #propositos Cuando hace buena tarde,  la calle principal de la ciudad se llena de gente paseando en #tareasdelacotidianidad

A %d blogueros les gusta esto: