Las formas de mi corazón.

24 marzo 2011 at 0:25 Deja un comentario

 

 

Fotografía de una barra de titanio.

 

Mi amigo Saturniano dice que mi corazón es de titanio y con una gran fuerza magnética.

No es verdad.

Mi corazón se parece más a una goma de mascar. Como un chicle de fresa que ha perdido el sabor y la textura; entonces se tira para acabar pegado en la suela de un zapato y quedarse allí hasta que alguien se da cuenta. Así que lo arranca y lo arroja en una papelera cualquiera o vuelve a acabar en el suelo para adherirse de nuevo a la suela de otro zapato cualquiera.

Otras veces mi corazón se convierte en tortuga.  Se encoge para mudar la piel lentamente. Camina despacio para que los escudos de su caparazón protector no vayan dejando señales al caer. Se esconde de sus depredadores transformándose en un símil pétreo, asomando la cabeza sólo para respirar de vez en cuando.

En ocasiones mi corazón es una estrella. Una estrella luminosa que irradia fuego. Uno no se acerca a ella por temor a quemarse. O por miedo a ser cegado por su luz. A miles de millones de kilómetros, mi corazón-estrella palpita con el conocimiento de que llegará al colapso sin que una nave espacial haya clavado la bandera en su superficie estelar.

Y cuando deja de ser una estrella, se transforma en dragón. O en unicornio. Seres imaginados y fantásticos, que existen sólo en los anhelos de quienes los desean. Tantas formas adopta como sueños habita. Acariciado en la imaginación de quienes le idealizan, o le ansían. Como una princesa de cuento de hadas encerrada en una torre tan alta que llega al cielo, a la que sólo un valiente caballero, o príncipe, o peón de albañil,  podrá salvar, mientras los demás codician rescatarla, demasiado cobardes para comenzar el camino, en realidad.

Se altera y modifica para ser una pelota, un avión de papel, una comba, una peonza, una caja de música… Un juguete que dura poco, que se olvida en el cajón, que sólo funciona cuando se toca.

Mi corazón es de un material maleable, pero firme. Ligero y resistente a la corrosión. Dúctil. Que soporta la aleación con otros materiales distintos. Tenaz y persistente, pero fácilmente fundible y moldeable. Y además no se oxida, aunque se me olvide bajo la lluvia de mis lágrimas.

Mi corazón quizás sea de titanio. Sólo en eso tiene razón mi amigo Saturniano.

Anuncios

Entry filed under: Cosas cualesquiera, De artes de amores., Revoltallo. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Lo que recuerdo de ti. Cada 28 de marzo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


El contenido de este blog es ficticio. O no, en algunos casos. Sea como fuere, leedlo como lo que es: un entretenimiento para mí y para vosotros. Gracias.
Licencia Creative Commons
Tareas de la cotidianidad por Anabel Bugarín (Kaia) se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en listasdetareas.wordpress.com.

Cuánto te hemos contado.

Nos han visitado

  • 67,357 hits
Vamos cayendo, cayendo de nuestro zenit a nuestro nadir y dejamos el aire manchado de sangre para que se envenenen los que vengan mañana a respirarlo (Vicente Huidobro)
Rosa Regás, "Música de cámara", Ed. Seix Barral

Instagram

Parques. La cotidianidad del #verano es descubrir caminos. Dinosaurio disfrutando gozoso de la soledad matutina de la piscina, consciente de que esto se acabará pronto.
#vivaelverano #tdah #misniños #misniñoscontdah #dinosaur #pool #piscina #diariodemamabufala Este fin de semana no me enfado. #propositos

A %d blogueros les gusta esto: