Siempre será tu noche y la mía

7 abril 2011 at 12:56 2 comentarios

Hay quienes se enamoran con facilidad. Quienes hoy dicen que aman a una persona, pero rápidamente pasan a querer a otra. Quienes, al conocer a alguien, confunden el chispazo de la pasión con el del amor.

Hay quienes no se han enamorado nunca. Quienes viven inmersos en sí mismos, o encorsetados en sus miedos. Quienes no se han topado de frente con el otro, o no han sabido ver al otro de frente.

Hay quienes se enamoran espontáneamente o para quienes surge en poco tiempo. Quienes saben que lo sienten a los tres golpes de vista, a las cuatro palabras, a los dos roces.  Y hay quienes pueden amar a dos y no estar locos, como dice la canción.

Y hay a quienes el Amor les surge del estómago, de los pulmones, del corazón, porque se va filtrando por las venas poco a poco. Recorre cada órgano infiltrando sentimiento en las células hasta que alcanza el cerebro, y como un alma insertada, se queda allí para siempre. Se hace presente en cada sentido, en cada paso, en cada roce. Y si tiene que ser expulsado, el proceso es largo: puede durar años, puede no acabar nunca, seguir escondido en las circunvoluciones que rodean los hemisferios del cerebro.

Quienes son así aman pocas veces, pero quieren muchas. No temen al afecto y se entregan completamente en cada noche que comparten. Sea una sola vez o varias las que enredan sus piernas con las piernas de otro, cada vez dan por entero el amor en minúscula, pero no menos valioso que el que cantan los poetas. Aunque quizá sea ese, piensan, al que se deberían escribir odas;  ese que no pone condiciones y al que se permite rozar la piel por entero aunque vaya a quemar luego. En cada beso o caricia, en cada susurro o gemido, en cada choque de cuerpos, sea en una sola ocasión o si se repiten, limpian su corazón y se lo confían al otro por un momento esperando que les sea devuelto cuando vuelvan a vestirse.

Por eso, hayan sido una o varias las noches que he compartido con cada uno de vosotros, de lo que nunca tendré dudas es que siempre será aquella noche la tuya y la mía.

Anuncios

Entry filed under: Cosas cualesquiera, De artes de amores., Las tareas de este mundo. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Tu noche y la mía. Acenos

2 comentarios Add your own

  • 1. anacobas  |  7 abril 2011 en 18:29

    Otro que te ha quedao bordao mi niña. ♥

  • 2. Kaia  |  7 abril 2011 en 22:03

    ¡Gracias, gracias, gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


El contenido de este blog es ficticio. O no, en algunos casos. Sea como fuere, leedlo como lo que es: un entretenimiento para mí y para vosotros. Gracias.
Licencia Creative Commons
Tareas de la cotidianidad por Anabel Bugarín (Kaia) se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en listasdetareas.wordpress.com.

Cuánto te hemos contado.

Nos han visitado

  • 67,357 hits
Vamos cayendo, cayendo de nuestro zenit a nuestro nadir y dejamos el aire manchado de sangre para que se envenenen los que vengan mañana a respirarlo (Vicente Huidobro)
Rosa Regás, "Música de cámara", Ed. Seix Barral

Instagram

Parques. La cotidianidad del #verano es descubrir caminos. Dinosaurio disfrutando gozoso de la soledad matutina de la piscina, consciente de que esto se acabará pronto.
#vivaelverano #tdah #misniños #misniñoscontdah #dinosaur #pool #piscina #diariodemamabufala Este fin de semana no me enfado. #propositos

A %d blogueros les gusta esto: