Los amigos que viven dentro del ordenador, en Ávila.

9 mayo 2011 at 21:38 3 comentarios

Hubo ese fin de semana un dolor ajeno, que me provocaba una tristeza sólo mía. Durante todo el trayecto hasta encontraros, una voz amable y sosegada fue extrayendo el pesar dejándolo atrás en cada kilómetro recorrido.

Fui hacia vosotros buscando vuestros abrazos, vuestros besos y caricias. Fui sin miedos ni dudas esta vez, con la confianza de quien sabe que va a reencontrarse con amigos añorados. Construí esperanzas o expectativas nuevas, sabiendo que no se malograrían. Y eché de menos a quien faltaba ya desde antes de llegar.

Así, uno a uno, con un gesto o palabra, con una mirada, borrasteis  las nubes de tormenta, consolando mi alma llenándola de tantos buenos momentos, de fe renovada en el poder de la amistad. Y voy a contaros un secreto: para mí, que en estos últimos meses las preguntas sobre los amigos de verdad me han torturado hasta consumir mis energías, vosotros habéis significado parte del alivio de esta desazón que corrompía mi ánimo. El sol también brilló el sábado en Ávila en una metáfora de vida.

Llevo vuestra voz en mi cerebro y vuestra imagen en mis retinas. ¿Cómo echaros de menos si no estoy lejos de vosotros ni un solo minuto de mi día?

Los amigos que viven dentro del ordenador han dejado de ser fotografías en una pantalla para transformarse en abrazos, emociones y recuerdos de momentos únicos que atesoro hasta que llegue el momento de volvernos a ver.

Porque, aunque en ocasiones tarden en ponerse de acuerdo, aunque alguno tenga que quedarse sin ir esta vez, aunque tengamos que hacer quilómetros en coche, o tomar dos trenes, o madrugar para el avión, o llegar más tarde de lo previsto por los retrasos, los amigos siempre encuentran un hueco para volverse a ver.

Anuncios

Entry filed under: Cosas cualesquiera, De artes de amores., Diario, Las tareas de este mundo.

Bricolaje de almas. Había unha raíña…

3 comentarios Add your own

  • 1. Chus  |  9 mayo 2011 en 22:20

    En situación parecida pero con el miedo de la primera vez, también para mí ha sido un chorro de agua fria en una quemadura.
    Ha sido todo tan fluido que no parece real.

  • 2. [MM]*  |  9 mayo 2011 en 22:49

    Aún sigo soñando… y sonriendo.

  • 3. Juanjo  |  10 mayo 2011 en 1:24

    Cuando uno lee cosas como esta que has escrito dan ganas de al menos dos cosas .Una decir jo mira que estos encuentros son especiales de verdad. Y dos darte un fuerte abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


El contenido de este blog es ficticio. O no, en algunos casos. Sea como fuere, leedlo como lo que es: un entretenimiento para mí y para vosotros. Gracias.
Licencia Creative Commons
Tareas de la cotidianidad por Anabel Bugarín (Kaia) se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en listasdetareas.wordpress.com.

Cuánto te hemos contado.

Nos han visitado

  • 67,357 hits
Vamos cayendo, cayendo de nuestro zenit a nuestro nadir y dejamos el aire manchado de sangre para que se envenenen los que vengan mañana a respirarlo (Vicente Huidobro)
Rosa Regás, "Música de cámara", Ed. Seix Barral

Instagram

Parques. La cotidianidad del #verano es descubrir caminos. Dinosaurio disfrutando gozoso de la soledad matutina de la piscina, consciente de que esto se acabará pronto.
#vivaelverano #tdah #misniños #misniñoscontdah #dinosaur #pool #piscina #diariodemamabufala Este fin de semana no me enfado. #propositos

A %d blogueros les gusta esto: