Los amigos de verdad II

5 septiembre 2011 at 15:08 9 comentarios

Este blog no es autobiográfico, aunque en cada entrada haya retazos de mí. Y desde luego, de quienes me rodean. No cuento mi vida ni lo que me sucede, pero sí se plasma lo que sucede a mi alrededor. De todas maneras, hay momentos en los que una tiene que decir algo, escribir una carta a varios destinatarios y ahí, entonces, no hay perífrasis, ni circunloquios, ni metáforas que valgan.

Sólo el corazón.

Tengo la suerte, inmensa, y que valoro como se debe, de tener un grupo de personas en quienes confío totalmente. La mayoría son mujeres, pero hay algún hombre también. Una de ellas lleva siendo lo más importante de mi vida desde el día en que nació; otras me conocen desde pequeña y hemos ido fortaleciendo nuestro afecto y nuestra relación con el tiempo. Hay una a la que conozco desde hace más de veinte años. Otras se añadieron en la universidad, o cuando me incorporé al mundo laboral. A alguno lo conocí en el trabajo; otro se afianzó por matrimonio, aunque ya estaba antes. Algunas llevan poco tiempo obsequiándome con su afecto, pero para mí ya son imprescindibles y necesarias. Alguna ha vuelto a mi camino (o yo al suyo) tanto tiempo después de haber tomado direcciones distintas.

Todos son generosos en extremo conmigo: me regalan su tiempo y su amor, me aceptan como soy y lo que soy, encuentran justificación a mis defectos y a mis errores, han perdonado mis faltas y las veces que les he fallado, disculpan mis locuras, han respetado mis silencios y mi independencia; nos hemos ayudado mutuamente a crecer, madurar y superar dolores y tristezas juntos y nos hemos llevado de la mano. Han, también, dejado de lado sus propios principios para estar a mi lado con los míos, incluso cuando están en polos opuestos.

Sabéis que muestro mi afecto con gestos. Que no me cuesta abrazar, besar o acariciar pero que decir “te quiero” es para mí muy difícil. Que lo he dicho muy pocas veces, que sobran los dedos de una mano para contar las personas que han escuchado de mí esas dos palabras, que casi ninguno de vosotros está entre estas personas. Sabéis también que puedo vivir sin ese amor romántico, que puedo incluso vivir enamorada y sin él al mismo tiempo, pero me ahogo si no tengo el vuestro ni el de mi familia. Por eso, y en una nube que se lanza al aire sin saber quién, cuándo ni cómo lo leerá, aprovecho mi blog para deciros que os quiero. Y que sé que estaréis ahí, aunque estéis lejos, cuando lleguen de nuevo las lágrimas y las risas.

P.S: Y estaré presente el día del nacimiento de tu pequerrecho, incluso aunque sea el 4 de enero, y salga de trabajar a las 22:00 y tenga que volver a entrar a las 9:00, pese a los más de trescientos kilómetros de distancia que nos separan.

Anuncios

Entry filed under: Cosas cualesquiera, De amicitia, Las tareas de este mundo. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , .

Verano de 2011 “Y tú, que vives tan ajeno”

9 comentarios Add your own

  • 1. Tino Gallego  |  5 septiembre 2011 en 15:49

    Encántame como eres, e a túa maneira de expresarte. Biquiños

  • 2. Kaia  |  5 septiembre 2011 en 16:05

    Moitas gracias, Tino! (E por se acaso non les isto, xa che enviei unha pombiña mensaxeira a esa rede social que compartimos)
    🙂

  • 3. Guido  |  5 septiembre 2011 en 23:18

    Extraordinario!.

  • 4. Kaia  |  6 septiembre 2011 en 8:35

    Gracias, Guido! Aínda que o dis porque estás entre eles 😉 Un beixo grande, corazón!

  • 5. Estefanía  |  6 septiembre 2011 en 9:27

    Wow! Me ha encantado tu te quiero. Yo también te quiero. Aunque no haga tanto que te conozca, ni tenga tantas oportunidades de darte abrazos. Aún así sé que le afecto viaja por el espacio, y que si necesitas algo aquí estaré y que sólo tengo que estar, sin más. ¡Gracias por tu amistad!

  • 6. Kaia  |  6 septiembre 2011 en 17:17

    El afecto es algo maravilloso e indefinible, Estefanía. Y los abrazos también se dan con la imaginación. A veces, cuanto más acompañados estamos, más solos nos sentimos. Otras, estamos solos físicamente pero sabemos que a un golpe de teléfono o a un clic alguien estará al otro lado para darnos la palabra justa de consuelo.
    O simplemente para decirnos que “todo está bien, nena, adelante, haz lo que sientas que tienes que hacer; hagas lo que hagas está bien”.
    ¡Muchas gracias a ti!

  • 7. Anónimo  |  8 septiembre 2011 en 0:45

    “Todos son generosos en extremo conmigo: me regalan su tiempo y su amor”
    Kaia, cada uno recoge lo que siembra.

    “Luz propia”
    “Admiración”

    Besos! 🙂

  • 8. Kaia  |  8 septiembre 2011 en 10:56

    Anónima (porque sé que eres chica, jeje) ¡muchas gracias! He entendido tu comentario tras seguir una sugerencia de una amiga común, y no he podido menos que ruborizarme. Y desde luego, sentirme muy halagada. De cualquier manera, sin ánimo de parecer de estas personas a las que les encanta que les doren la píldora pero simulan ser modestas para que se las siga halagando (conocemos alguna de estas, ¿verdad, Anónima?), creo, niña, que esta vez con tus dos últimas frases conmigo te has pasado.
    Pero con los besos no. Dame más, que yo te envío otros tantos.

  • 9. AnaMá  |  8 septiembre 2011 en 12:45

    Coñé! ¿Por qué salgo de anónima? Este cacharro está loco! Soy AnaMáaaa!!! >.< en el anterior y en esteeee!!!

    Besos! Besos! Muakis! Muakis! Muakis! 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


El contenido de este blog es ficticio. O no, en algunos casos. Sea como fuere, leedlo como lo que es: un entretenimiento para mí y para vosotros. Gracias.
Licencia Creative Commons
Tareas de la cotidianidad por Anabel Bugarín (Kaia) se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en listasdetareas.wordpress.com.

Cuánto te hemos contado.

Nos han visitado

  • 66,495 hits
Vamos cayendo, cayendo de nuestro zenit a nuestro nadir y dejamos el aire manchado de sangre para que se envenenen los que vengan mañana a respirarlo (Vicente Huidobro)
Rosa Regás, "Música de cámara", Ed. Seix Barral

Instagram

La cotidianidad del #verano es descubrir caminos. Dinosaurio disfrutando gozoso de la soledad matutina de la piscina, consciente de que esto se acabará pronto.
#vivaelverano #tdah #misniños #misniñoscontdah #dinosaur #pool #piscina #diariodemamabufala Este fin de semana no me enfado. #propositos Cuando hace buena tarde,  la calle principal de la ciudad se llena de gente paseando en #tareasdelacotidianidad

A %d blogueros les gusta esto: