“Hijos del ancho mundo”, de Abraham Verghese.

25 septiembre 2011 at 22:04 3 comentarios

  Desde el momento en que descubrí que leyendo podría sentir la misma fascinación que cuando mi abuelo me contaba cuentos para dormirme, no hubo manera de quitarme un libro, una revista, un papel cualquiera de las manos. Si en algo coinciden quienes me conocen desde pequeña es que siempre estaba leyendo.

Y afortunadamente en mi casa siempre había libros para mí.

No me importa qué tipo de novelas sean, ni qué historias me cuenten, ni si serán obras maestras de la Literatura o, por el contrario, se olvidarán en cuanto desaparezcan de la mesa de novedades de la librería.

Lo único que me interesa es que me hipnoticen mientras leo y mi mundo desaparezca para convertirse en ese mundo que voy descifrando.

“Hijos del ancho mundo” no sólo es una novela bien escrita , sino que contiene una historia fascinante y bien descrita. Un entrelazar de vidas y acontecimientos que se suceden con el fluir mismo del tiempo. Un tránsito vital que nos emociona y acongoja, que nos enternece y nos abruma, nos sorprende y conmueve. El periplo de Marion y Shiva, Shiva y Marion, ShivaMarion finalmente y para siempre, dos hermanos gemelos, tan idénticos físicamente, tan aparentemente distintos en realidad, nos conduce por caminos poco transitados, salpicados por momentos de la Historia de Etiopía y por episodios de la Medicina contemporánea.

Editorial Salamandra es una de mis favoritas. No he leído todavía una novela publicada por ellos que no me haya gustado. Y principalmente no he leído todavía una sola en la que las descripciones no me hayan sobrecogido el alma. En algunas, como El mayor Pettigrew se enamora, por la belleza de los paisajes; en otras, como Suite francesa, por la angustia que transmiten. Hijos del ancho mundo está llena de ellas. Algunas, como las de las operaciones en el hospital Missing o las del transplante de hígado, pueden llegar a ser demasiado explícitas; sin embargo, tienen sentido en su contexto y, tras haber cerrado el libro, me di cuenta de que no, no las eliminaría. Otras son inquietantes, deslumbrantes, estremecedoras o fascinantes.

Me llevo a Gosh conmigo. Me enamoré de él desde el primer momento en que leí su nombre. Me quedo con las ganas de abrazar a Shiva, de consolar a Hema, de haber podido evitar el dolor de Rosina y las tragedias de Genet, de haber podido salvar a la hermana Mary Joseph Praise, de tomar en mis manos la mano de Thomas Stone y aliviar su propia tragedia. Abraham Verghese ha conseguido que formen parte de mí.

Anuncios

Entry filed under: Algo de lo que leo. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Desde la casa del lago Cerrar la puerta

3 comentarios Add your own

  • 1. Despistado  |  26 septiembre 2011 en 9:56

    Uno de los mayores placeres que nos podemos procurar, sin duda. Tener un libro en las manos nos ofrece multitud de sensaciones difíciles de describir, aunque tú lo haces de forma magistral.
    Marcel Proust, ya lo decía al comienzo de su prólogo sobre la lectura:
    “Quizá no hubo días en nuestra infancia más plenamente vividos que aquellos que creímos dejar sin vivirlos, aquellos que pasamos con un libro favorito.”

  • 2. Tino Gallego  |  26 septiembre 2011 en 12:39

    Bos días, Anabel, é unha mágoa que eu non teña ese vicio, algo leo pero muy pouco, agora xa non teño tempo para acostumbrarme, é sinto envexa sana cando falades de libros e escritores no face, simplemente porque non podo opinar, confórmome lendo o que escribides por eique algúns algúns amig@s, e algo aprendo. Grazas biquiños.

  • 3. Kaia  |  26 septiembre 2011 en 15:34

    Eu penso, Tino, que o que importa é ler. Dis que te conformas con ler o que escribimos algúns dos teus amigos. Eu agradézocho infinito. Hai verdadeiras marabillas de blogueiros, xente que escribe tan ben ou mellor que moitos escritores considerados “grandes”. Xente que é publicada por unha editorial pero que ten un enorme talento. Eles son lidos por ti e por tantos outros. Iso é ler.
    Despistado, muchas gracias. No conocía esta cita de Proust pero me la anoto en mi cuadernillo. Podría ser un lema de vida, sí. Qué gusto tenerte por aquí, amigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


El contenido de este blog es ficticio. O no, en algunos casos. Sea como fuere, leedlo como lo que es: un entretenimiento para mí y para vosotros. Gracias.
Licencia Creative Commons
Tareas de la cotidianidad por Anabel Bugarín (Kaia) se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en listasdetareas.wordpress.com.

Cuánto te hemos contado.

Nos han visitado

  • 65,621 hits
Vamos cayendo, cayendo de nuestro zenit a nuestro nadir y dejamos el aire manchado de sangre para que se envenenen los que vengan mañana a respirarlo (Vicente Huidobro)
Rosa Regás, "Música de cámara", Ed. Seix Barral

Instagram

Dinosaurio disfrutando gozoso de la soledad matutina de la piscina, consciente de que esto se acabará pronto.
#vivaelverano #tdah #misniños #misniñoscontdah #dinosaur #pool #piscina #diariodemamabufala Este fin de semana no me enfado. #propositos Cuando hace buena tarde,  la calle principal de la ciudad se llena de gente paseando en #tareasdelacotidianidad Mis contactos no dejan de poner fotografías de sus torrijas.  Así que me han dado envidia. Además, en  #SemanaSanta hacerlas y comerlas son #tareasdelacotidianidad, ¿o no? 😉

A %d blogueros les gusta esto: