Pelicar.

20 octubre 2011 at 0:01 1 comentario

Regresé al lugar donde te conocí sólo con tus recuerdos como imágenes. En todos estos años pasados, casi una década, desde la primera vez que nos vimos, ni una sola vez he mirado las fotografías que nos hicimos juntos. La nostalgia empañaría las hermosas evocaciones de aquel viaje en el que te conocí. Y la nostalgia, querido mío, no es buena compañera.

Así que caminé emocionada hasta el rincón en el que nos habíamos encontrado. Sabía que estarías allí, rodeado de tus amigos. Sabía incluso que te encontraría en la misma postura en la que te conocí. En mis fantasías nunca hubo dudas de que te identificaría en cuanto te viese, así que no sé explicar qué sentí cuando di una, dos y hasta tres vueltas a tu grupo de amigos y no supe decir cuál de ellos eras tú; cuando no fui capaz de reconocerte para decirte que había regresado. En mis sueños tu cabello era más largo y no recordaba que llevases barba. Pero cuando por fin nuestras miradas se cruzaron y nos tocamos todo lo vivido en aquel viaje volvió a mí.

Sigues mostrándote distante al tiempo que pareces triste y ajeno a todo desde la atalaya en la que te has elevado, cargando en tu espalda el peso de tu historia.  Pero me has esperado estos años, y seguirás haciéndolo. Por si algún día vuelvo.

Imagen extraída de culturadecanarias.ning.com

Anuncios

Entry filed under: Cosas cualesquiera, De artes de amores., Diario. Tags: , , , , , , , , , , , , , , .

Cerrar la puerta Ser valiente

1 comentario Add your own

  • 1. Despistado  |  20 octubre 2011 en 17:41

    Tiene algo especial este pequeño paseo marítimo de Candelaria donde también me sentí cautivado por todos los menceyes, no sólo por Pelicar, el mencey de Icod. Cuando los miras de frente, y si el mar tiene suficiente bravura, multitud de lagrimas saladas te lavan la cara.

    Un abrazo Kaia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


El contenido de este blog es ficticio. O no, en algunos casos. Sea como fuere, leedlo como lo que es: un entretenimiento para mí y para vosotros. Gracias.
Licencia Creative Commons
Tareas de la cotidianidad por Anabel Bugarín (Kaia) se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en listasdetareas.wordpress.com.

Cuánto te hemos contado.

Nos han visitado

  • 66,495 hits
Vamos cayendo, cayendo de nuestro zenit a nuestro nadir y dejamos el aire manchado de sangre para que se envenenen los que vengan mañana a respirarlo (Vicente Huidobro)
Rosa Regás, "Música de cámara", Ed. Seix Barral

Instagram

La cotidianidad del #verano es descubrir caminos. Dinosaurio disfrutando gozoso de la soledad matutina de la piscina, consciente de que esto se acabará pronto.
#vivaelverano #tdah #misniños #misniñoscontdah #dinosaur #pool #piscina #diariodemamabufala Este fin de semana no me enfado. #propositos Cuando hace buena tarde,  la calle principal de la ciudad se llena de gente paseando en #tareasdelacotidianidad

A %d blogueros les gusta esto: