Ser valiente

21 octubre 2011 at 19:05 7 comentarios

Hablábamos ayer, y estos días, de ser valiente. Y del Amor.

Ser valiente no es, en mi opinión, tomar decisiones arriesgadas en momentos difíciles. No es vivir un amor al estilo de El diario de Noah, ni de las telenovelas mexicanas. No es dejar lo cómodo por estar en el lugar en el que uno desea estar. O no es, mejor dicho, solamente estas cosas.

Ser valiente es también y, principalmente, querer conocerse bien uno mismo para poder enfrentar los miedos o lo repetitivo de nuestras vidas; para poder encontrar qué nos daña y modificarlo si es posible. Y siempre es posible. Porque atascarse en la conformidad y en la resignación con el carácter de uno para repetir en círculos historias de vida no es más que amoldamiento y sumisión, y eso, desde luego, no es ser valiente.

Ser valiente es, para mí, reconocer que uno se equivoca, que uno comete errores, que uno falla. Enfrentarse a los fallos propios (y a los ajenos) y extraer conclusiones, disculparse ante quien haya sido afectado por ellos y procurar enmendar los resultados de nuestros yerros es una muestra de valentía de la que no todos pueden presumir.

Ser valiente es creer que uno es cobarde y, sin embargo, no desfallecer en la lucha cotidiana y enfrentarse a nuestros miedos, a nuestras heridas mal cicatrizadas, a nuestras dudas para seguir adelante.

Algunos creen que ser valiente es escoger el camino difícil. En ocasiones, la valentía viene dada precisamente por la capacidad de seguir en el sendero por el que vamos, sabiendo que sólo se puede caminar hacia adelante, que no es posible la vuelta atrás y que cualquier encrucijada no va a llevarnos antes a donde queremos llegar. Pero, puesto que en realidad tantos obstáculos inesperados podemos encontrarnos en el camino que creemos seguro, ¿no es ser valiente seguir en él y descubrir lo que nos ofrece? En otras, sí, debemos dar un giro, frenar y decidir si seguir el viaje por esta ruta o escoger otra que no sabemos dónde acaba. Ser valiente es, entonces, ser lo suficientemente perspicaz como para saber escoger la opción correcta; y si fallamos, volvemos al punto anterior, el de subsanar los errores.

Portada de "El valiente Teo", de ed. Alfaguara

Ser valiente no es meter la mano en la boca del león, sino ser capaz de hacer oídos sordos a los imprudentes que nos incitan a que lo hagamos, que nos espolean e intentan manejarnos a su antojo. Decir que no es mucho más valiente que decir que sí tantas veces.

Ser valiente es, creo, vivir la vida tomando decisiones de las que uno puede arrepentirse pero no lamentarse cuando lleguen los resultados; vivir con las cicatrices y las huellas que dejan los golpes; enfrentarse a cada nuevo día con nuevas esperanzas, aun cuando hubiese pocos motivos para ellos; levantarse tras cada caída, sacudirse el polvo de los pantalones y seguir caminando. Ser valiente no es no quejarse cuando haya motivos, sino hacerlo buscando soluciones. Ser valiente no es guardarse para uno su dolor si tiene quien le ayude a compartirlo, sino ser capaz de aceptar el abrazo y el afecto de quienes le quieren. Ser valiente es ser, a veces, orgulloso , y estar orgulloso de uno mismo. Ser valiente es vivir la vida mirándola de frente, enfrentándose a ella o dejándose mecer por ella en función de nuestras propias necesidades; conocer cuáles son, claro, y tomar decisiones arriesgadas. Ser valiente es, en fin, vivir.

Anuncios

Entry filed under: Cosas cualesquiera, De amicitia, De artes de amores., Las tareas de este mundo. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Pelicar. Elegir por quien llorar

7 comentarios Add your own

  • 1. Despistado  |  21 octubre 2011 en 20:43

    Una gran entrada kaia. Me hubiese gustado aportar un granito de arena sobre la valentía, pero creo que ya expusiste todos los posibles.
    Un abrazo

  • 2. Estefanía  |  21 octubre 2011 en 23:43

    Ser valiente es lo que tu dices. Y afortunado es que escribas tan bien y es tenerte como amiga 🙂

  • 3. Tino Gallego  |  22 octubre 2011 en 15:35

    Joder que bonito!!!!!!!!!!! Anabel que bién escribes, ser valente no es ser fanfarrón. me gustaron todas las definiciones de ser valiente, voy a quedarme con una. Biquiños.

  • 4. anama  |  3 noviembre 2011 en 18:54

    “Algunos creen que ser valiente es escoger el camino difícil. En ocasiones, la valentía viene dada precisamente por la capacidad de seguir en el sendero por el que vamos, sabiendo que sólo se puede caminar hacia adelante, que no es posible la vuelta atrás y que cualquier encrucijada no va a llevarnos antes a donde queremos llegar.

    Ser valiente no es meter la mano en la boca del león, sino ser capaz de hacer oídos sordos a los imprudentes que nos incitan a que lo hagamos”

    Pero qué bueno! Enhorabuena por esta publicación, sí señora!!! O.O

  • 5. anama  |  3 noviembre 2011 en 18:56

    Si si si, creo que este post encabeza desde ya mis preferidos de tu blog. Es que lo acabo de releer… te ha quedado planchado!!! 😀

  • 6. Helena Villar Janeiro  |  10 marzo 2012 en 17:58

    Non podería estar máis dacordo co que dis. E a maneira na que o dis é a perfecta para expresalo. Parabéns! E vou tratar de ser valente deste xeito, aínda que creo que o pretendín sempre sen unha formulación tan atinada. Unha aperta.

  • 7. Kaia  |  11 marzo 2012 en 9:37

    Estou segura de que sempre fuches unha muller valente, Helena. As formulacións son só xeitos de mostrar ós outros o xeito en que nós queremos ou pretendemos vivir. Moitísimos bicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


El contenido de este blog es ficticio. O no, en algunos casos. Sea como fuere, leedlo como lo que es: un entretenimiento para mí y para vosotros. Gracias.
Licencia Creative Commons
Tareas de la cotidianidad por Anabel Bugarín (Kaia) se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en listasdetareas.wordpress.com.

Cuánto te hemos contado.

Nos han visitado

  • 67,357 hits
Vamos cayendo, cayendo de nuestro zenit a nuestro nadir y dejamos el aire manchado de sangre para que se envenenen los que vengan mañana a respirarlo (Vicente Huidobro)
Rosa Regás, "Música de cámara", Ed. Seix Barral

Instagram

Parques. La cotidianidad del #verano es descubrir caminos. Dinosaurio disfrutando gozoso de la soledad matutina de la piscina, consciente de que esto se acabará pronto.
#vivaelverano #tdah #misniños #misniñoscontdah #dinosaur #pool #piscina #diariodemamabufala Este fin de semana no me enfado. #propositos

A %d blogueros les gusta esto: