“En Grand Central Station me senté y lloré”, de Elizabeth Smart

24 marzo 2012 at 10:28 3 comentarios

Elizabeth Smart se enamoró del poeta George Baker sin conocerle, tras leer sus obras. Su relación, pese a que él estaba casado, duró varios años y engendró cinco hijos. Este es el simple resumen de la historia de amor que se describe en esta novela autobiográfica.

Es En Grand Central Station me senté… una alegoría del amor intenso, profundo, desesperado en la ausencia del amado, que Elizabeth Smart sintió por Baker. Un escrito plagado de metáforas, referencias bíblicas y literarias, cuajado de textos del propio Baker parafraseados por la autora para conseguir alcanzar la descripción más exacta de sus sentimientos. De sus sentimientos, digo, y no del progreso de su relación, porque excepto algún suceso aislado, como su detención por contravenir las leyes morales del Estado de Arizona al pretender cometer fornicación en él, o la ausencia del poeta para cuidar de su esposa moribunda, o la miseria de la vida en guerra, no existen descripciones de momentos de su vida cotidiana. Y aún así, estas sirven de marco para la exposición a corazón abierto de sus  felicidades, dudas, celos, de los momentos de ternura y de aquellos de  angustia.

“Hiéreme, traicióname, pero dame una sola cosa: la certeza del amor, pues todo el día y toda la noche, lejos de él y con él, en todas partes y siempre, esa es mi gravedad, y las manzanas que han madurado en mi jardín caen sólo en esa dirección”, escribe Smart. Como también, “Recuerda también que dije: Aunque esto es todo lo que hay, aunque es lo único y es vulnerable, aunque pueden atacarlo, aunque puede morir, aunque no es más que una palabra mendiga frente a las altísimas finanzas, a pesar de todo, no es escaso: es suficiente”

Pues eso. A pesar de todo, a pesar de que no se entienda, esa palabra mendiga convertida en certeza es suficiente.

Anuncios

Entry filed under: Algo de lo que leo. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Como tú Como agua entre los dedos

3 comentarios Add your own

  • 1. Helena Villar Janeiro  |  24 marzo 2012 en 21:25

    Grazas por esta reseña que me anima a ler o libro. O amor é o gran motor da humanidade vaia ou non no sentido que nos conveña.

  • 2. Kaia  |  24 marzo 2012 en 23:29

    Editorial Periférica está a publicar textos marabillosos. O seguinte vai ser “La librería ambulante”, que seica é moi divertido. Xa me dirás, logo, a túa opinión 🙂

  • 3. Estefanía  |  25 marzo 2012 en 5:00

    …esa palabra mendiga convertida en certeza…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


El contenido de este blog es ficticio. O no, en algunos casos. Sea como fuere, leedlo como lo que es: un entretenimiento para mí y para vosotros. Gracias.
Licencia Creative Commons
Tareas de la cotidianidad por Anabel Bugarín (Kaia) se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en listasdetareas.wordpress.com.

Cuánto te hemos contado.

Nos han visitado

  • 65,842 hits
Vamos cayendo, cayendo de nuestro zenit a nuestro nadir y dejamos el aire manchado de sangre para que se envenenen los que vengan mañana a respirarlo (Vicente Huidobro)
Rosa Regás, "Música de cámara", Ed. Seix Barral

Instagram

Dinosaurio disfrutando gozoso de la soledad matutina de la piscina, consciente de que esto se acabará pronto.
#vivaelverano #tdah #misniños #misniñoscontdah #dinosaur #pool #piscina #diariodemamabufala Este fin de semana no me enfado. #propositos Cuando hace buena tarde,  la calle principal de la ciudad se llena de gente paseando en #tareasdelacotidianidad Mis contactos no dejan de poner fotografías de sus torrijas.  Así que me han dado envidia. Además, en  #SemanaSanta hacerlas y comerlas son #tareasdelacotidianidad, ¿o no? 😉

A %d blogueros les gusta esto: