Pareidolia

18 abril 2013 at 22:19 3 comentarios

Imaxe

Cando era cativa, sentaba nos chanzos de fóra e miraba ó ceo. As nubes formaban figuras que ela podía ver con claridade. Un elefante, unha tartaruga, unha flor, un parrulo, aquelas eran algodonciños sobre os que podería saltar se estivese da parte de riba do ceo. Acaso non había un unicornio no ceo?

A cotío, ou mellor, case sempre, eran animais que se movían con lentitude desfacéndose como nocelos de lá para convertirense en figuras novas: o elefante en sabas tendidas, a tartaruga nun dragón, o dragón nunha serpe… E xogaba coa súa irmá a descubrir qué representaba cada nube.

Agora pega a cara á ventaíña do coche, ou do tren, e segue a imaxinar figuras nas nubes. Aquela é unha lanza ou unha frecha que lle vai marcando o camiño. Aqueloutra, un tulipán. Estoutra podería ser a que ocultase ese ovni que disque será a avanzada dunha invasión extraterrestre. Ves esta de aí? Esta é un corazón; non ese corazón de namorados, senón o de verdade, o músculo. A de enfronte, un gato estirado.

Hoxe soubo que iso ten un nome: pareidolia 

Ela prefire pensar que as nubes debuxan figuras para que ela as vexa.

 

Anuncios

Entry filed under: Revoltallo. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Su tiempo se mide por cruces en un calendario. “La fotografía”, de Penelope Lively

3 comentarios Add your own

  • 1. Zeltia  |  19 abril 2013 en 14:16

    Ela ten sorte: eu nunca pensei, nin de cativa, que a natureza fixera algo para min. Síntome aí no medio de todo, deslumbrada.
    (o de xogar ás nubes, aos debuxos na pintura esluída, ás sombras… “pareidolia”, mira tí.

    bo fin da semana

  • 2. Despistado  |  19 abril 2013 en 14:52

    Cuando trabajo de supervisor de nubes, también prefiero imaginar que estas cambian sus formas para que yo las disfrute. Pero también me gusta esa palabra tan peculiar que hasta hoy desconocía, Me parece una palabra bonita y de un sonido especial…como si fuese un sueño.

  • 3. Helena Villar Janeiro  |  19 abril 2013 en 19:32

    Moi lido o relato. Eu tampouco lle sabía o nome a esta afección que comparto de ver pasar a nubes. Graciñas polo agasallo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


El contenido de este blog es ficticio. O no, en algunos casos. Sea como fuere, leedlo como lo que es: un entretenimiento para mí y para vosotros. Gracias.
Licencia Creative Commons
Tareas de la cotidianidad por Anabel Bugarín (Kaia) se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en listasdetareas.wordpress.com.

Cuánto te hemos contado.

Nos han visitado

  • 65,842 hits
Vamos cayendo, cayendo de nuestro zenit a nuestro nadir y dejamos el aire manchado de sangre para que se envenenen los que vengan mañana a respirarlo (Vicente Huidobro)
Rosa Regás, "Música de cámara", Ed. Seix Barral

Instagram

Dinosaurio disfrutando gozoso de la soledad matutina de la piscina, consciente de que esto se acabará pronto.
#vivaelverano #tdah #misniños #misniñoscontdah #dinosaur #pool #piscina #diariodemamabufala Este fin de semana no me enfado. #propositos Cuando hace buena tarde,  la calle principal de la ciudad se llena de gente paseando en #tareasdelacotidianidad Mis contactos no dejan de poner fotografías de sus torrijas.  Así que me han dado envidia. Además, en  #SemanaSanta hacerlas y comerlas son #tareasdelacotidianidad, ¿o no? 😉

A %d blogueros les gusta esto: