Cuando lo que sucede es inexorable.

14 agosto 2013 at 13:59 2 comentarios

Fotografía cedida de la espectacular galería de Instagram de @_koli1973, que podéis ver aquí http://instagram.com/_koli1973

Fotografía cedida de la espectacular galería de Instagram de @_koli1973, que podéis ver aquí http://instagram.com/_koli1973

Tengo una amiga que diferencia, con buen criterio a mi parecer, entre animales y mascotas. Ella viene a decir que una mascota es un miembro de la familia, alguien más entre los abuelos, hijos, padres, tíos, sobrinos y primos. Añado yo alguien (hay animales de compañía que son personas, mientras que hay seres humanos que no llegan a ser animales, supongo que me entenderéis), alguien, digo, a quien se llora amargamente cuando se va sin tiempo a despedirse, de quien se echarán de menos sus besos y su dormir arrebujada en el regazo de una, de quien se acarician sus fotografías. Se te echará muchísimo de menos, preciosa perrita Estrella.

Porque los acontecimientos se suceden inexorablemente, leí alguna vez. Y los días pasan uno tras el otro sin que dejen de ocurrir hechos, pequeñas historias o no que sobrevienen sin más y a los que, sin más también, hay que acomodarse. Dejar de ser lo que a una le define, por ejemplo, puede ser un drama o una oportunidad, dicen ahora los que dicen que saben de esto de la crisis. Supongo que reinventarse quiere decir que habrá que estrujarse la cabeza y dejarse los pies y las lágrimas en hojear el diccionario en busca de otra definición de oficio, de otra categoría profesional que nos nombre. Supongo que todo eso es bueno, digo, ya que tanto lo dicen. Y ya que una misma lo dice: que había llegado el momento, que ya era la hora, que ahora o nunca, y que hay oficios para los que no hay futuro.

Y porque los acontecimientos se suceden sin que una los decida ni pueda evitarlos, no se tiene tampoco poder de decisión en irse o en quedarse, porque no existe otra posibilidad que la de irse. No se abren bifurcaciones, ni se encuentran cruces de caminos en los que abrir el mapa. Meter cinco años de vida en una furgoneta de 3.500 kg y tirar más de 800 km es todo lo que está escrito en el guión de la vida. “Pero podrías haber decidido que no”, le dijeron una vez. No se llaman “decisiones” cuando está escrito que decide el corazón, y el corazón es la Vida. Cuando el corazón depende de los latidos de otro o de las penas de otro o del roce de las manos de otro. No son “decisiones”, ni “opciones” en estos casos: son acontecimientos que se desarrollan inexorablemente. (Supongo que este acabará siendo el título de esta entrada)

Como es inevitable el paso de los días, no se pueden eludir las responsabilidades ni las penas ni los compromisos. No se pueden evitar los correos electrónicos ni las preguntas y las consultas. No se pueden no realizar los pagos, ni las visitas previstas. No es posible que las ilusiones o las esperanzas tengan que ser pospuestas. Como es ineludible vivir, la vida sigue. Con los miedos llorados aguardando miedos nuevos; con las dudas sobre el futuro que siguen rondando pese al viento que sopla para despejarlas; con los nuevos comienzos dando lugar a nuevas rutinas; con las manos sujetas con fuerza a las manos que están cerca y a las que están lejos.

Con el coche lleno de gasolina para ir a casa. Saldremos desde casa, claro. Porque los acontecimientos se suceden inexorablemente, dijo alguien alguna vez, y no hay otra manera de vivir que comprender la inexorabilidad de los acontecimientos.

Inexorable: (DRAE) Que no se puede evitar.

Anuncios

Entry filed under: Cosas cualesquiera, Cosas de casa, Las tareas de este mundo, O verán / El verano. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Mujer desesperada de mudanza, ya no sé qué número de temporada Onde embarquei para navegar contigo, de Darío Xohán Cabana

2 comentarios Add your own

  • 1. Koli  |  15 agosto 2013 en 15:52

    Wooowww sintome halagado por haber escollido unha das miñas fotos.Gracias!!!

  • 2. despistado  |  16 agosto 2013 en 19:33

    Salir de casa para ir a casa, viene a ser como ir con la casa a cuestas, a pesar de lo inexorabilidad del hecho…y el pensamiento y el corazón divididos, una parte aquí y otra allá, de forma también inexorable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


El contenido de este blog es ficticio. O no, en algunos casos. Sea como fuere, leedlo como lo que es: un entretenimiento para mí y para vosotros. Gracias.
Licencia Creative Commons
Tareas de la cotidianidad por Anabel Bugarín (Kaia) se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en listasdetareas.wordpress.com.

Cuánto te hemos contado.

Nos han visitado

  • 66,823 hits
Vamos cayendo, cayendo de nuestro zenit a nuestro nadir y dejamos el aire manchado de sangre para que se envenenen los que vengan mañana a respirarlo (Vicente Huidobro)
Rosa Regás, "Música de cámara", Ed. Seix Barral

Instagram

Parques. La cotidianidad del #verano es descubrir caminos. Dinosaurio disfrutando gozoso de la soledad matutina de la piscina, consciente de que esto se acabará pronto.
#vivaelverano #tdah #misniños #misniñoscontdah #dinosaur #pool #piscina #diariodemamabufala Este fin de semana no me enfado. #propositos

A %d blogueros les gusta esto: