Mi perra, el cagar y el mundo.

23 enero 2014 at 19:43 2 comentarios

Mi perra es un todo un espectáculo cuando va a cagar.

Pero el asunto es que verla (por cierto, está mirando cómo escribo sobre ella, pegado el hocico al teclado del portátil), verla, digo, es observar el mundo. Da vueltas en círculo alrededor de un eje (yo) al que está conectada mediante una correa; y cuando por fin encuentra qué punto de la circunferencia es el que le gusta, se mueve en ochos: arriba abajo, arriba abajo, arriba abajo… varias veces hasta que por fin… Otras veces va de un sitio a otro dando vueltas por varios lugares hasta que parece que ha llegado el momento; pero no, aparentemente, por lo que sigue dando vueltas por el espacio para volver al tercer puesto escogido. Y eso si no hay algo que le llame la atención y tengamos que comenzar todo el proceso.

Soy consciente de que esto tiene que ver con su carácter. Mi perra es intranquila, nerviosa y extremadamente observadora; se excita con facilidad, se agita rápidamente y se altera con un sonido o un olor que sólo ella puede captar. Mi otro perro, que es más sosegado, tranquilote, un pachorrón de cuidado (y eso que es un cachorro), defeca en cuanto le apetece, sin vueltas ni tonterías. Que no sé qué es peor, la verdad.

El caso es que, cuando observo cómo complica lo que debería ser un relajante acto, veo en ella a esas personas que enredan lo simple y que todo lo embrollan. Me fijo en ella y me pregunto qué necesidad tiene de sufrir tanto. O de hacerlo tan difícil. Como quienes buscan dificultades añadidas a tareas ya de por sí arduas, o como quienes hacen engorroso lo que en realidad es superable, ese rasgo de su carácter no les hace sufrir tanto a ellas como a quienes les rodean. Las personas que sólo encuentran obstáculos perjudican a quienes sí creen que existe alguna solución, no siempre sencilla, no siempre fácil de encontrar. Devoran las energías de los otros. Apagan la luz de los demás. Destruyen confianzas y acaban generando antipatías. Y cuanto más arruinan, más creen que se fortalecen. Hasta que la cagan.

Y cuando la cagan, se quedan solos.

Mi perra no puede modificar su conducta. Tampoco es necesario. Su carácter no daña a quienes se relacionan con ella. Al contrario que esa gente a la que me recuerda cuando da vueltas alrededor de mí.

Por cierto, mi perra es preciosa, ¿verdad?

Mara

Anuncios

Entry filed under: Cosas cualesquiera, Cosas de casa, Las tareas de este mundo, Misterios de la vida. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

Abracadabra Ahora también estamos locos en Instagram

2 comentarios Add your own

  • 1. Helena Villar Janeiro  |  23 enero 2014 en 21:27

    Efectivamente. Buscando complicacións para o máis elemental. Boa observadora que constrúe un precioso texto con pedagoxía engadida. Parabéns!

  • 2. Kaia  |  23 enero 2014 en 21:38

    Agradecida sempre, Helena! Moitos bicos! 😊

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


El contenido de este blog es ficticio. O no, en algunos casos. Sea como fuere, leedlo como lo que es: un entretenimiento para mí y para vosotros. Gracias.
Licencia Creative Commons
Tareas de la cotidianidad por Anabel Bugarín (Kaia) se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en listasdetareas.wordpress.com.

Cuánto te hemos contado.

Nos han visitado

  • 67,357 hits
Vamos cayendo, cayendo de nuestro zenit a nuestro nadir y dejamos el aire manchado de sangre para que se envenenen los que vengan mañana a respirarlo (Vicente Huidobro)
Rosa Regás, "Música de cámara", Ed. Seix Barral

Instagram

Parques. La cotidianidad del #verano es descubrir caminos. Dinosaurio disfrutando gozoso de la soledad matutina de la piscina, consciente de que esto se acabará pronto.
#vivaelverano #tdah #misniños #misniñoscontdah #dinosaur #pool #piscina #diariodemamabufala Este fin de semana no me enfado. #propositos

A %d blogueros les gusta esto: