Carta abierta de presentación a quien pueda estar leyendo mi solicitud de empleo.

31 mayo 2014 at 19:59 Deja un comentario

(Este texto es una traducción de An open cover letter to that person possibly reading my job application, que he leído en el blog leftoversfromfriday, y que se publica y traduce con la autorización de su autora. Si quieres leer el original, puedes hacerlo aquí.)

leftsoverfromfriday.com

Imagen de portada del blog Leftoversfromfriday.com

A quien pueda interesar:

 

¡Gracias por perder tiempo en leer esta carta!

Le aseguro, al menos en lo que respecta a la monotonía del proceso de contratación de un nuevo empleado, que es la mejor decisión que ha tomado hoy.

Estoy segura de que has recibido cientos de cartas como esta, prometiendo excitantes descripciones de competencias tales como “trabajo en equipo” y “capacidad de trabajo bajo presión”, y “comprometido” y “apasionado”. Estoy segura de que todos ellos tienen varios ejemplos de estos rasgos como “aquella vez que evité que se perdieran varios cientos de miles de dólares simplemente comprobando una a una cada palabra en un informe de 200 páginas (lo que demuestra mi dedicación, atención al detalle, meticulosidad, potencial brillantez)” o “aquella otra vez en la que me vi implicado en la consecución de una cuenta que seguramente conoce, llamada NOMBRE DE UNA ENORME COMPAÑÍA TECNOLÓGICA (demostrando así su perseverancia, capacidad de persuasión y competitividad)”. Estoy segura de que todos ellos son personas que hablan muy bien, que prometen dedicación, aumentar los ingresos, ideas rompedoras e innovadoras, aumentar los contactos y sobre todo, una personalidad como un ascua ardiente, capaz de iluminar una habitación y proveer de un calor optimista incluso en las más oscuras situaciones y lugares de trabajo.

Y con semejantes candidaturas de futuro, ¿cómo va a poder decidirse por cualquiera de nosotros? Somos algo así como unos adorables cachorrillos pidiendo atención, suplicando que nos escoja a todos. Qué increíblemente difícil decisión tiene ante Vd. ¡Tenga por seguro que yo no envidio en absoluto su lugar!
Y seguramente ahora mismo se estará preguntando: Dime, Meg, basta de hablar sobre vuestra competición. Dime. ¿Qué es lo que a ti te diferencia de todas estas inheremente perfectas corporativas robóticas formas de vida? ¿Qué hace que seas estelar en el planetario que es nuestra bandeja de entrada del correo electrónico llena de futuros empleados superestrellas brillantes? ¿Por qué debería seguir leyendo esta carta?

Bueno, ¡me alegro de que me haga esa pregunta! Porque he pensado mucho mi respuesta. Y no miente en mi experiencia. No miente en esa limpia lista de rasgos de personalidad o talentos. En el gran esquema de las cosas del mundo, supongo que soy la más pequeña de la cajita de arena de empleo potencial. Mi marca en el mundo está escrita en tiza, en el sentido de que es visible pero un poco incierto y se puede borrar; a menudo siento que soy simplemente una potencial mancha de niebla. No ha existido nunca la palabra manager, o senior, o executive antes de mi nombre. No tengo 4-5, 6-8, 10-12 años de experiencia. Nunca he llevado ninguna cuenta multimillonaria, no tengo ningún máster, no he salvado nada vivo de un edificio en llamas y hablo exactamente un idioma.

Así que llegados a este punto, estoy segura de que está pensando “Muy bien, chica lista, buen intento de charlatanería psicológica inversa; tenemos esperando en fila un montón de gente que puede hacer todas esas cosas; el solicitante número 6 habla 4 idiomas y rescata de los árboles de manera habitual a los gatitos de sus vecinos; tú no juegas en nuestra liga, corazón”

Y quizás no juegue. Si se viene abajo todo lo que he hecho hasta ahora si hablamos de mis logros creativos, supongo que no tengo mucho que aportar en la mesa de entrevistas. Y esa es siempre la lucha, supongo: la batalla entre lo que ya hice y lo que podría hacer si me diesen la oportunidad correcta.

Y así firmo con mi único galardón reluciente. El potencial. Esto es lo que ofrezco. La promesa de que, a pesar de mi más que corto currículo, mi juventud, mi inexperiencia, mi falta de títulos prestigiosos y enormes logros, tengo un talento sin explotar y una capacidad infinita. Y lo digo con total seguridad. Sin florituras o grandiosas declaraciones.

Muy simple: creo en mí. Y pienso que Vd. debería hacerlo también.

Aunque quizá no sea Vd. Quizá no sea hoy. Quizás esto sea simplemente, como dije antes, la oportunidad de romper el tedio de otra mañana de un lunes de 9-5. Quizás el potencial no es suficiente aquí. Quizás necesiten más. Y eso está bien. Pero quizás algún día, en algún momento, alguien leerá esto y creerá. Creerá en mí.

Y entonces, en ese momento, iré hasta la gran pizarra de tiza de la vida, cogeré un rotulador y escribiré mi nombre en grande en tinta indeleble negra.

Y eso será solamente el principio.

Entretanto, gracias una vez más por dedicar tiempo a revisar mi solicitud y le deseo mucha suerte en la búsqueda de su nuevo empleado. Ojalá que todos ellos sean lo que prometen ser.

Respetuosamente,

M.N.R.

 

Anuncios

Entry filed under: Algo de lo que leo, Cosas cualesquiera, Las tareas de este mundo. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

No poder pagar ese café que me tomo contigo Dos años

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


El contenido de este blog es ficticio. O no, en algunos casos. Sea como fuere, leedlo como lo que es: un entretenimiento para mí y para vosotros. Gracias.
Licencia Creative Commons
Tareas de la cotidianidad por Anabel Bugarín (Kaia) se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en listasdetareas.wordpress.com.

Cuánto te hemos contado.

Nos han visitado

  • 66,495 hits
Vamos cayendo, cayendo de nuestro zenit a nuestro nadir y dejamos el aire manchado de sangre para que se envenenen los que vengan mañana a respirarlo (Vicente Huidobro)
Rosa Regás, "Música de cámara", Ed. Seix Barral

Instagram

La cotidianidad del #verano es descubrir caminos. Dinosaurio disfrutando gozoso de la soledad matutina de la piscina, consciente de que esto se acabará pronto.
#vivaelverano #tdah #misniños #misniñoscontdah #dinosaur #pool #piscina #diariodemamabufala Este fin de semana no me enfado. #propositos Cuando hace buena tarde,  la calle principal de la ciudad se llena de gente paseando en #tareasdelacotidianidad

A %d blogueros les gusta esto: