Como agua entre los dedos

1 abril 2012 at 20:45 4 comentarios

Imagen extraída de martacamino.blogspot.com

In memoriam Dr. J.L. Anibarro Rivas

No hay nada que parezca más obvio que, a medida que vamos creciendo, dejamos atrás la infancia. Parece obvio, digo, porque algunos seguimos manteniendo ilusiones y esperanzas infantiles; las mismas inseguridades aunque escondidas bajo pátinas de cinismo adquirido a base de golpes; y la misma timidez pero matizada por años aprendiendo a esconderla. Incluso se  ha recuperado aquella capacidad para demostrar afecto que tienen los niños, sin miedos a ser rechazados y sin falsos pudores; demostraciones afectuosas que asustan a quienes han perdido su alma infantil. Y desde luego, siempre, la misma curiosidad y el mismo interés por aprender.

Pero perdemos definitivamente la infancia cuando aquellos que formaron parte de ella se van. Aquellos que son una imagen perenne en nuestros recuerdos infantiles: aquellos a quienes saludábamos cuando esperábamos el autobús que nos llevaría al colegio; los padres de los amigos de nuestros padres o ellos mismos; los padres de nuestros amigos; nuestros vecinos; el sacerdote de nuestra parroquia; nuestro pediatra; los profesores del colegio; nuestros propios amigos.

Mi infancia se ha escapado hoy como agua entre mis dedos.

Anuncios

Entry filed under: Cosas cualesquiera, Cosas de casa, Las tareas de este mundo. Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , .

“En Grand Central Station me senté y lloré”, de Elizabeth Smart Os misterios da vida IV

4 comentarios Add your own

  • 1. Helena Villar Janeiro  |  1 abril 2012 en 20:55

    Concordo con esta visión da perda tan ben contada. Entendo tamén que debo enviarche unha aperta nun momento triste. E aquí vai.

  • 2. Despistado  |  1 abril 2012 en 22:49

    Si, inmersos en nuestras rutinas, no percibimos que la vida, no sólo la infancia, se nos escapa entre los dedos. Y duele ir dejando en el camino aquellas personas que nos rodearon; es como si dejásemos pequeños fragmentos de nuestro devenir.
    Un abrazo

  • 3. anacobas  |  2 abril 2012 en 2:58

    Recuerdo haber escuchado su nombre tantas veces, … Y preguntarme cómo sería físicamente.
    Lo siento, primiña. Abrazos

  • 4. Kaia  |  2 abril 2012 en 9:54

    Prezada Helena, querido Despistado, primiña querida, este foi un domingo difícil. Moitas grazas polos vosos cariños. Aínda que a entrada está adicada a quen foi o meu pediatra (a quen di miña nai que lle debo a vida, e que sempre me daba piruletas en forma de corazón cando ía a consulta), onte coñecimos os pasamentos de xente moi querida ou familiar de xente moi querida. Non foi unha tarde fácil aínda que estivo chea de abrazos sentidos e cariños verdadeiros, que é o que nos levamos, en definitiva.
    Aniña, en resposta a túa pregunta, o doutor Anibarro era fisicamente parecido a C.J. Cela, pero afortunadamente só fisicamente. Para min sempre representou o que debería ser un médico.
    Moitos bicos ós tres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


El contenido de este blog es ficticio. O no, en algunos casos. Sea como fuere, leedlo como lo que es: un entretenimiento para mí y para vosotros. Gracias.
Licencia Creative Commons
Tareas de la cotidianidad por Anabel Bugarín (Kaia) se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en listasdetareas.wordpress.com.

Cuánto te hemos contado.

Nos han visitado

  • 66,264 hits
Vamos cayendo, cayendo de nuestro zenit a nuestro nadir y dejamos el aire manchado de sangre para que se envenenen los que vengan mañana a respirarlo (Vicente Huidobro)
Rosa Regás, "Música de cámara", Ed. Seix Barral

Instagram

La cotidianidad del #verano es descubrir caminos. Dinosaurio disfrutando gozoso de la soledad matutina de la piscina, consciente de que esto se acabará pronto.
#vivaelverano #tdah #misniños #misniñoscontdah #dinosaur #pool #piscina #diariodemamabufala Este fin de semana no me enfado. #propositos Cuando hace buena tarde,  la calle principal de la ciudad se llena de gente paseando en #tareasdelacotidianidad

A %d blogueros les gusta esto: